El libro de los condenados: Charles Hoy Fort

El libro de los condenados, Mil hechos malditos ignorados por la ciencia (The book of the damned) es un estudio de eventos paranormales del escritor norteamericano Charles Fort publicado por primera vez en 1919.

A partir del sinfín de ejemplos expuestos en este libro, que revela sucesos incuestionables por el solo hecho de haber sucedido, Charles Fort se convirtió en un mal necesario que sembró en las generaciones posteriores una visión distinta del Universo y lo universal, pero que a su vez dejó miles de pistas que los investigadores de su época -alrededor de 1920- rehusaron estudiar sistemáticamente.

Por condenados, Fort entiende a los excluidos, y a los excluidos como los que algún día excluirán también. En este libro Fort busca mostrar como la ciencia ha dejado de lado sucesos inexplicables: los condenados (condenados a la exclusión, claro). Y el poder que ha decretado que todas estas cosas sean condenadas es, dice Fort, la Ciencia Dogmática.

Entre los eventos que se enuncian en esta obra pueden encontrarse la lluvia de animales, apariciones extrañas en el cielo, objetos de naturaleza no determinada en la superficie terrestre, caída de nieve negra, meteoritos con inscripciones, ataúdes minúsculos y muchas cosas más. Sí, el libro de Fort trata sobre rarezas, pero rarezas registradas en la prensa, o por cronistas o investigadores de los denominados “serios”.

Lo más importante es que Fort presenta una visión alternativa de los hechos, en muchos casos lo hace bajo el amparo de bases muy sólidas, en otros casos no tanto, pero siempre lo hace señalando que los fundamentos de la visión oficial no son más sólidos que los suyos.

El positivismo, que tuvo su auge en tiempos de Fort, colocaba a la ciencia en el pedestal más alto de la sabiduría humana. Fort patea el tablero, propone que la ciencia debe ser superadora y sostiene que cada investigador debe dedicarse a refutar todos los saberes establecidos y encontrar otros, superadores, para que luego estos sean refutados y así, sostiene Fort, es como la ciencia debe avanzar.

Por eso Fort nos muestra como la ciencia rechaza (ayer, hoy y siempre) todo aquello que no puede explicar. La ciencia, decía Fort, no es objetiva, sino que es una conjura que favorece unos hechos silenciando otros.

Uno de los errores sobre la obra de Fort es que tenía teorías propias sobre los fenómenos que registraba en sus libros, teorías que implicaban civilizaciones extraterrestres, ocultismo y una cierta mística. Aunque existen insinuaciones de ello en sus últimos libros, estas teorías son más una creación de sus seguidores que del propio Fort.

El otro error es suponer que los "hechos" que registraba estaban extraídos de prensa poco menos que sensacionalista (lo que hoy denominamos "tabloides"). Lo cierto es que en sus primeros libros (que incluyen El Libro de los Condenados) recogía sus informaciones de las publicaciones científicas más serias.

El Libro de los Condenados es uno de tales registros, con una ilación por parte de Fort que defiende a estos parias de la realidad (de ahí el nombre de "condenados") e insiste en que se los tenga en cuenta, en que se los trate e investigue. En esta medida, y sólo en esta, el libro de Fort es sorprendente, desconcertante, a veces apasionante y a veces muy estimulante.

Estimulante, ¿para qué? Fritz Leiber relata que transmitió en una carta a Lovecraft el entusiasmo que le provocaban los escritos de Fort. Lovecraft, racionalista y ateo, le respondió que la ciencia no admitía hechos aislados, sino sucesos repetibles y verificables, y aconsejó (con buen criterio) a Fritz Leiber que tomase los libros de Fort como una fuente de inspiración para sus relatos, pero que no construyera un mundo y una teoría sobre los hechos que Fort narraba. De hecho, Lovecraft decía que él mismo había tomado algunos de los fenómenos forteanos para  incorporarlos a alguna de sus historias. Y ciertamente es así: El Color Surgido del Espacio no es sino un fenómeno forteano sublimado (y esa es la mano de Lovecraft) hasta lo imposible en la realidad pero plausible en la imaginación, como es un nuevo color ajeno a la Tierra. En otros relatos lovecraftianos percibimos esa inspiración, así como en algunos escritos de Leiber.


El libro de los condenados: Charles Hoy Fort  
A continuación una versión PDF para ver o descargar:
Opción 1: https://app.box.com/s/igt5hv3fx14pscf7pswvqsgdy9scbdfk
Opción 2: http://es.scribd.com/doc/32769780/Con-Den-a-Dos

1 comentarios:

Publicar un comentario