Historia del árbol de Navidad (Origen pagano)

Divino Idrasil
Sea la fecha que sea, desde Alminar queremos fomentar la cultura, y conocer la historia de las tradiciones forma parte de ella. Hay una costumbre en estas fechas, poner el árbol de Navidad. Su historia es larga y cargada de simbolismo y leyenda.

Las primeras referencias sobre el culto alrededor de un árbol está en la Germania  precristiana. Aquellos germanos realizaban ritos paganos alrededor de un árbol. Esos antiguos germanos creían que el mundo y todos los astros estaban sostenidos pendiendo de las ramas de un árbol gigantesco llamado el “divino Idrasil” en cuya copa se hallaba Asgard (la morada de los dioses) y el Valhalla (el palacio del dios Odín); y en las raíces más profundas estaba Helheim (el reino de los muertos). En cada solsticio de invierno, cuando suponían que se renovaba la vida, le rendían un culto especial. La celebración de ese día consistía en plantar un nuevo árbol de encino (como símbolo de una nueva vida) y adornarlo con antorchas que representaban a las estrellas, la luna y el sol. En torno a este árbol, bailaban y cantaban adorando a su dios.

En el siglo VII llega a Alemania (concretamente a Hesse) San Bonifacio, un monje inglés que iba con la misión predicadora. Después de un duro período de predicación del Evangelio, aparentemente con cierto éxito, Bonifacio fue a Roma para entrevistarse con el papa Gregorio II. A su regreso a Alemania, en la Navidad del año 723, se sintió profundamente dolido al comprobar que los alemanes habían vuelto a su antigua idolatría y se preparaban para celebrar el solsticio de invierno sacrificando a un hombre joven en el sagrado roble de Odín.

San Bonifacio
San Bonifacio entendió que era imposible arrancar de raíz esta tradición pagana, por lo que decidió adaptarla dándole un sentido cristiano. Fue así como cortó con un hacha un roble, símbolo divino y relacionado con el dios Odín. En su lugar plantó un pino, que por ser perenne simbolizaba el amor de Dios. Los paganos quedaron convencidos de la nueva religión pues no ocurrió nada al derribar a Odín. San Bonifacio adornó el árbol con manzanas, que simbolizaban las tentaciones, y velas, que representaban la luz de Cristo que viene a iluminar el mundo.

Lejos ya de tradiciones y leyendas el árbol de Navidad, tal y como lo concebimos en la actualidad, surge en el siglo XVII en Alemaniacomo ambientación navideña y desde aquí se difunde al resto de Europa. En España, concretamente, parece ser que la primera vez que se colocó un árbol de Navidad fue en Madrid, durante las navidades del año 1870 por una mujer de origen ruso llamada Sofía Trubetskaya que se había casado con el aristócrata español Pepe Osorio, el Gran Duque de Sesto, uno de los mayores promotores de la Restauración borbónica que permitió a Alfonso XII reinar.

Fuente: https://alminarserviciosculturales.wordpress.com/2013/12/24/historia-del-arbol-de-navidad/

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada