Teoría y práctica de la magia satánica


(Definición y Propósito)

La definición de magia, tal como se utiliza en este
libro -La biblia Satánica-, es: "El cambio de situaciones o eventos
según la propia voluntad, los cuales, de otra manera,
no podrían cambiarse." Esto deja un amplio espacio
para la interpretación personal. Algunos dirán que las
instrucciones y procedimientos no son más que
psicología aplicada, o de hechos científicos, a los
cuales se les da terminología "mágica" -hasta que se
llega a un punto en el texto que "no se basa en ningún
descubrimiento o hallazgo científico". Es por esta
razón que no se ha hecho ningún intento de limitar las
explicaciones a una nomenclatura dada. La magia no
es científicamente explicable, pero hay que recordar
que la ciencia siempre ha sido, de una u otra forma,
considerada como magia.

No hay diferencia entre magia "blanca" y "negra",
excepto dentro de la hipocresía, .rectitud., culpa y
auto-engaño del mago "blanco" o "bueno". En la
tradición religiosa clásica, la magia "blanca" se
realiza con propósitos benévolos, altruistas y
"buenos"; mientras que la magia "negra" se utiliza en
beneficio propio, poder personal, y propósitos
"malos". Nunca nadie en la Tierra realizó estudios de
ocultismo, metafísica, yoga, y otros conceptos de ’luz
blanca’ sin tener como meta poder personal y autogratificaci
ón. Lo que sucede es que a unas personas
les gusta usar ropa hecha con pieles, mientras que a
otras les gusta la seda o el terciopelo. Lo que para
una persona pueda ser placer, para otra será dolor, y
lo mismo se aplica a los conceptos de "bien" y "mal".
Todo practicante de magia o brujería está firmemente
convencido de que está "haciendo lo correcto".
La Magia se divide en dos categorías, ritual o
ceremonial, y no ritual o manipulaora. La magia
ritual consiste en la realización de una ceremonia
formal, que generalmente se lleva a cabo en una zona
que se ha dispuesto para tal fin y en un momento
específico. Su propósito principal es aislar y
concentrar la energía adrenal (que de otra forma
estaría disipada), y la energía emocional inducida en
la persona, y convertirla en una fuerza transmitible
dinámicamente. Es más un acto emocional que
intelectual. Cualquier otra actividad intelectual debe
llevarse a cabo antes de la ceremonia, no durante ella.
Este tipo de magia es más conocida como "Magia
Mayor".

La Magia No-Ritual, o magia manipuladora, a
veces llamada "Magia Menor" consiste en las mañas
y artimañas en situaciones diversas, que cuando se
utilizan, pueden crear "cambios, de acuerdo a la
propia voluntad". En tiempos antiguos, esto se le
conocía como "glamour", "fascinación" o "mal de
ojo".

La mayoría de las víctimas de los juicios contra
brujas no eran brujas. La mayoría eran mujeres
excéntricas, generalmente viejas, que o bien estaba
seniles, o no se conformaban con los estándares de la
sociedad. Otras eran mujeres excepcionalmente
atractivas que eran solicitadas por personas en cargos
de autoridad, y que no les correspondían, o daban sus
favores a quienes no debían. Las brujas de verdad
rara vez eran ejecutadas, o llevadas a juicio, ya que
eran eficientes en el arte del encantamiento, y podían
hechizar a los hombres y así salvar sus propias vidas.
La mayoría de las brujas de verdad dormían con los
inquisidores. Este es el origen de la palabra
"glamour" El significado antiguo de "glamour" es
brujería. El poder más importante de una bruja es su
capacidad de utilizar su glamour. La palabra
"fascinación" tiene un significado oculto.
Fascinación era el término utilizado para el "mal
de ojo". Ya que hechizar con la mirada, es decir,
fascinar, era echarle el "mal de ojo". Por esto, si una
mujer tenía la capacidad de fascinar a un hombre, se
le tenía por bruja.

El aprender a utilizar la APARIENCIA es una
parte integral del entrenamiento de una bruja o brujo.
Para manipular a una persona, debes ser capaz de
atraerla y mantener su atención. Los tres métodos por
los cuales se puede emplear la APARIENCIA son la
utilización del sexo, el sentimiento o el asombro o
perplejidad, o cualquier combinación entre los tres.
Una bruja debe, honestamente, decidir en cuál
categoría encaja. La primera categoría, la de sexo, es
más que evidente. Si una mujer es atractiva, o
sexualmente deseable, debe hacer todo lo que esté a
su alcance para hacerse lo más tentadora posible,
utilizando el sexo como su arma más efectiva. Una
vez ha llamado la atención masculina, utilizando su
atractivo sexual, es libre de manipularlo a su antojo.
La segunda categoría es el sentimiento. Las mujeres
mayores suelen ir en esta categoría. Por ejemplo, la
"dulce anciana" que es nuestra vecina, y que a
muchas personas podrá parecerles excéntrica, puede
utilizar y aprovechar ciertas ventajas que le confiere
su situación. La tercera categoría es la del asombro o
perplejidad. En esta categoría iría la mujer que es de
apariencia extraña y sin embargo espectacular.
Haciendo que su apariencia trabaje a su favor, puede
manipular a las personas por el solo hecho de su
presencia intimidante, ya que puede llegar a temer las
consecuencias si no hacen lo que ella les pide.

Muchas mujeres encajan en más de una de las
categorías anteriores. Por ejemplo, la chica de
apariencia frágil e inocente, pero que a la vez es muy
sexy, combina sexo con sentimiento. O la "femme
fatale" que combina su atractivo sexual con una
apariencia .siniestra. combina sexo y asombro. Al
evaluar cada categoría, una buena bruja sabrá en que
categoría va, y utilizará sus atributos de manera
apropiada.

Para ser un brujo de éxito, un hombre debe saber
ubicarse en la categoría adecuada. Un hombre
apuesto o sexualmente atractivo encajaría,
naturalmente, en la primera categoría ..sexo.. La
segunda, o de .sentimiento. se ajusta más al hombre
mayor que tiene una apariencia élfica, o de hechicero.
El tierno abuelito también cabe en esta categoría.
(¡los llamados "viejos verdes" están incluidos aquí!).
El tercer tipo con apariencia ’diabólica’ o ’siniestra’.
Cada uno de estos hombres sabrá como dominar su
atractivo y su apariencia para conseguir los fines que
se propone.

La imaginería visual que se utiliza para la
reacción emocional es ciertamente la parte más
importante de la magia menor. Cualquiera que sea lo
suficientemente tonto como para decir que "la
apariencia no lo es todo" o que "la pinta no lo es
todo" está más que engañado. La buena apariencia
puede que no sea necesaria, pero la "apariencia" ¡sí
que lo es!

El olor es otro factor manipulador en la magia
menor. Recuerden: ¡los animales desconfían o
rechazan cualquier cosa que no huela! Y aunque,
como animales humanos que somos, neguemos de
manera consciente nuestros juicios basados en este
sentido, somos motivados de manera instantánea por
nuestro sentido del olfato tal como cualquier otro
animal que camine en cuatro patas. Si eres hombre, y
deseas encantar a una mujer, deja que las secreciones
naturales de tu cuerpo permeen el ambiente
inmediatamente próximo a ti, y actúa de manera
animalmente contraria a los standards de amabilidad
y cortesía social que cargas a tus espaldas. Si tú,
como mujer, deseas ’embrujar’ a un hombre, no temas
’ofenderle’ debido a que los aceites y fragancias
naturales de tu carne no se hayan disipado, o que ese
pequeño lugar entre tus muslos no está seco y estéril.
Esos olores naturales son los estimulantes sexuales
con los que la naturaleza, en su mágica sabiduría, nos
ha dotado.

Las sensaciones y sentimientos estimulantes son
esos olores que apelan a nuestros recuerdos y nuestra
nostalgia. El conquistar a un hombre, por su
estómago, ¡comienza por el arte de saber cocinar!
Una bruja que utilice el "sentimiento" apelará a este
recurso, ¡y encontrará que es el más útil de todos sus
’encantos’! No es tan risible el tener en cuenta la
técnica del hombre que deseaba conquistar a una
mujer que había sido alejada del lugar donde disfrutó
de la alegría de la infancia, que resultó siendo una
aldea de pescadores. El hombre, conocedor del arte de
la magia menor, guardó durante poco tiempo un
pescado en un bolsillo de sus pantalones, para
después probar los frutos de la victoria, que la
ternura suele otorgar.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada