El árbol de la vida o Crann Bethadh: Significado

El árbol es un símbolo recurrente en civilizaciones y culturas ancestrales. En el caso de la celta, el árbol de la vida, también conocido como Crann Bethadh, se representa con ramas y raíces y, generalmente rodeado por un círculo.

El significado de las raíces se asocia a la comunicación espiritual con el mundo de los muertos y el de las ramas y el tronco a la naturaleza, como fuente de fuerza, energía y de todo lo necesario para vivir en armonía con esta.

El árbol compone los tres ejes en los que se divide el cosmos. El subterráneo, por sus raíces. El terrenal, por su tronco. Y el celeste, por sus ramas. Por lo tanto, el árbol supone el eje del mundo, la conexión entre la tierra y el cielo. El árbol nace de la Madre Tierra, de donde surge toda la vida. Para el druida, la savia del árbol ofrecía sustento a la Tierra, y sus frutos proporcionaban el renacer de la vida humana. Lo mismo vemos en la cultura cristiana, por ejemplo, con los frutos del árbol del Edén, o también en las manzanas de oro del Jardín de las Hespérides. En la iconografía primitiva budista, vemos también cómo es el árbol Boddhi, bajo el cual Buda alcanzó la iluminación, el que representa al mismo Buda.

Encontramos también dos tipos de árboles, que simbolizan dos cosas diferentes. Los árboles de hoja perenne, que simbolizan la reencarnación, la inmortalidad, el renacimiento de la vida. Y los árboles de hoja caduca, que simbolizan el final, la muerte. Dos maneras diferentes de ver una misma realidad.


Quizás te interese leer también:

Awen: Significado

El Awen es un simbolo perteneciente a la cultura celta, quizá algo "simple" pero con un gran significado para los antiguos Druidas.

Awen viene de la unión de dos vocablos, "Aw”, que se traduce como "fluido” y"En”, palabra a la que se le da el sentido de "esencia, espíritu”, por lo que el significado final es el de Espíritu Fluido.

El Awen se representa con tres líneas paralelas coronadas con tres círculos y se asocia al neodruidismo, raíz de la filosofía de los druidas celtas y cuyo principio fundamental es vivir en armonía con el mundo y sobre todo con la naturaleza. Recordemos que el número 3 es el número mágico dentro de la cultura celta.

De igual manera representa la llama de lucidez que inflama los pensamientos de los hombres y les da sabiduría, facilidad de palabra y energía en medio de la batalla. El Awen simboliza la inspiración, el flujo creativo, la fluidez de palabra del poeta y también la exaltación valerosa del guerrero antes del enfrentamiento.


Quizás te interese leer también:

Rougarou: El hombre lobo


Rougarou, también conocido como "hombre-lobo" es una criatura legendaria en las comunidades francesas (también es conocida en norteamerica dado a que los misioneros y colonos franceses quienes, al llegar a Luisiana (actual estado sureño de Estados Unidos situado en el delta del río Misisipi) en el siglo XVII, trajeron con ellos la creencia en el loup-garou, el cual fue principalmente conocido, tiempo después, como “rougarou” aunque siempre se le ha llamado de ambas formas, sabiéndose que los dos nombres hablan de la misma criatura.).

Las historias de la criatura conocida como rougarou son tan diversas como las formas de decir su nombre, aunque todas ellas están conectadas a las culturas francesas a través de un derivado común, la creencia en la Loup-garou. Loup es la palabra francesa para lobo, y garou (garulf) es un hombre que se transforma en animal.

De Acuerdo a Barry Jean Ancelet, un académico experto en el folclore Cajún y profesor en la Universidad de Louisiana, en Lafayette, la historia o relato del rougarou es una leyenda común en Luisiana. Ambas palabras se usan intercambiables en la parte sur de esta región. Algunos llaman al monstruo rougarou; otros prefieren referirse a él como loup garou.

La leyenda del rougarou ha sido contada y extendida por muchas generaciones, tanto directamente por franceses asentados en Luisiana como por los inmigrantes franceses-canadienses de siglos atrás.

En la leyenda Cajún, se dice que la criatura merodea los pantanos alrededor de Acadia y de la Gran Nueva Orleans (Greater New Orleans), y posiblemente los campos o los bosques de las regiones. El rougarou es más a menudo notado como una criatura con un cuerpo humano y la cabeza de un lobo o perro, similar a la leyenda de hombre lobo.

Con frecuencia la historia era contada para hacer temer. Un ejemplo son las historias que decían los líderes o cabezas a los niños cajunes para que se comportaran. Otro ejemplo relata que el lobo como bestia cazaría y mataría a católicos que no siguieran las reglas del préstamo. Esto coincide con las historias acerca del loup garou de los franceses católicos, donde el método para convertirse en un hombre lobo era romper estas reglas durante siete años seguidos.

Una leyenda común acerca de chupasangre(vampirismo) especula que el rougarou estaba bajo hechizo por 101 días. Después de ese tiempo, la maldición o hechizo era tranferido de persona en persona en busca de sangre humana. Durante el día la criatura regresaba a la forma humana. Actuando cual enfermo, el humano se retraía de decirle a otros la situación por temor a ser asesinado.

Otras historias parten desde que el rougarou es un jinete sin cabeza hasta un derivado de la brujería. En la última variante, solo una bruja podría hacer un rougarou - sea convirtiéndose a sí misma en lobo o maldiciendo a otros con licantropía.

Dioses Egipcios

Ra

Los antiguos egipcios adoraban a una gran cantidad dioses , de hecho en el Antiguo Egipto hubo más de setecientos dioses. Pero en este artículo hablaremos sólo de las principales dedidades egipcias.

Algunas divinidades fueron creadas fusionando las características de varios dioses. Para los antiguos egipcios, el ka de los dioses residía en la Tierra, en las imágenes de sus templos, y había que venerarlas. Para eso, rogaban, bailaban, cantaban y les llevaban ofrendas de objetos valiosos, alimentos y prendas.


¿Qué es la teriantropía?

La teriantropía, conocida también como terimorfismo, es un término genérico que designa la habilidad que tiene una persona para convertirse en cualquier animal o bien, la habilidad que tiene un ser de mostrar características humanas y animales al mismo tiempo. El término se deriva del griego therion que significa “animal” “bestia” y de “anthropos”, que significa “hombre.”

Desde luego, el primer ser que nos viene a la mente cuando hablamos de teriantropía es el hombre lobo o licántropo; sin embargo, en el imaginario colectivo alrededor del mundo existen varios los seres que pueden convertirse en animales, por ejemplo, las brujas son quizá los seres con poderes suficientes para convertirse a voluntad en animales, generalmente gatos. En China y Japón se decía que los hombres zorro eran zorros que habían vivido más de 500 años en un cementerio y que podían convertirse en humanos con el fin de atacar a la gente. En Centroamérica está el Lobizón, una especie de hombre perro que atacaba las noches de luna llena.

La teriantropía entendida como la habilidad de compartir características humanas y animales al mismo tiempo aplica tanto a dioses en varias culturas, como a varios seres mitológicos, por ejemplo, Ra el “Gran Dios” egipcio era representado como un hombre con cabeza de halcón; Coatlicue, en la mitología mexicana era la diosa de la fertilidad y era representada como una mujer con una falda de serpientes. Entre otros seres mitológicos que “practicaban” la teriantropía encontramos también a las sirenas y los tritones, los centauros, los faunos y Minotauro, entre muchos otros.

En el siglo XVI, durante los diversos juicios por crímenes el término fue ampliamente utilizado contra los sospechosos de ser hombres lobo. El término, sin embargo, es muy antiguo, algunos expertos en el tema aseguran que la teriantropía surgió hace más de 20,000 años como una manera de explicar diversos sucesos en los que los animales como osos, lobos y tigres estaban involucrados.

Se dice además que existen tres tipos de teriantropía:
  1. La teriantropía auténtica, que es la habilidad natural para convertirse en un animal.
  2. La teriantropía por infección: personas que adquirieron esta habilidad al ser infectados por un teriantropo, tal es el caso de los hombres lobos cuando atacaban a sus víctimas y estas sobrevivían al ataque.
  3. La teriantropía artificial: causada por un hechizo.
Por último, fuera de la mitología y en el campo de la medicina, se utiliza el término de teriantropía para designar a aquellas personas que creen que se encuentran atrapados en un cuerpo que no es el suyo.

Fuente: http://lascosasquenuncaexistieron.com/