Frases de Voltaire




 François Marie Arouet, más conocido como Voltaire (1694 – 1778) fue un escritor francés que figura como uno de los principales representantes de la Ilustración, un período que enfatizó el poder de la razón humana, de la ciencia y el respeto hacia la humanidad. En 1746 Voltaire fue elegido miembro de la Academia francesa.






  • Buscamos la felicidad, pero sin saber dónde, como los borrachos buscan su casa, sabiendo que tienen una.
  • Sólo es inmensamente rico aquel que sabe limitar sus deseos.
  • Una colección de pensamientos debe ser una farmacia donde se encuentra remedio a todos los males.
  • Proclamo en voz alta la libertad de pensamiento y muera el que no piense como yo.
  • El que revela el secreto de otros pasa por traidor; el que revela el propio secreto pasa por imbécil.
  • El amor propio, al igual que el mecanismo de reproducción del genero humano, es necesario, nos causa placer y debemos ocultarlo.
  • Azar es una palabra vacía de sentido, nada puede existir sin causa.
  • La casualidad no es, ni puede ser más que una causa ignorada de un efecto desconocido.
  • En el desprecio de la ambición se encuentra uno de los principios esenciales de la felicidad sobre la tierra.
  • Debe ser muy grande el placer que proporciona el gobernar, puesto que son tantos los que aspiran a hacerlo.
  • La superstición es a la religión lo que la astrología es a la astronomía, la hija loca de una madre cuerda.
  • El hombre actual ha nacido o bien para vivir entre las convulsiones de la inquietud, o bien en el letargo del aburrimiento.
  • La idiotez es una enfermedad extraordinaria, no es el enfermo el que sufre por ella, sino los demás.
  • La esperanza es una virtud cristiana que consiste en despreciar todas las miserables cosas de este mundo en espera de disfrutar, en un país desconocido, deleites ignorados que los curas nos prometen a cambio de nuestro dinero.
  • Una mujer amablemente estúpida es una bendición del cielo.
  • El primero que comparó a la mujer con una flor, fue un poeta; el segundo, un imbécil.
  • Si Dios no existiera, sería necesario inventarlo.
  • Para conseguir la más pequeña fortuna, vale más decir cuatro palabras a la querida de un rey que escribir cien volúmenes.
  • Las falsedades no sólo se oponen a la verdad, sino que a menudo se contradicen entre sí.
  • Hay que saber que no existe país sobre la tierra donde el amor no haya convertido a los amantes en poetas.
  • La parte más filosófica de las historia es hacer conocer las tonterías cometidas por los hombres.
  • Lo maravilloso de la guerra es que cada jefe de asesinos hace bendecir sus banderas e invocar solemnemente a Dios antes de lanzarse a exterminar a su prójimo.
  • La religión mal entendida es una fiebre que puede terminar en delirio.
  • El placer da lo que la sabiduría promete.
  • La razón me dice que Dios existe, pero también me dice que nunca podré saber lo que es.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada