Clases de fantasmas

Los fantasmas también llamados espiritus, entes, espectros, etc. Son manifestaciones paranormales, poco común en nuestros días -o tal vez ya no se le ha dado importancia como decadas anteriores-.

Definir que es un fantasma es dificil ya que no siempre se le ha llamado fantasmas a un grupo de manifestaciones cacterizadas de igual forma, pero algunos diccionarios defines a un fantasma como; "Ser irreal que se imagina o se sueña", "Espectro de un muerto""Alma en pena""Obsesión, imagen impresa en la fantasía (fantasmas de la niñes)".

Nombres dados a los fantasmas:
  • Ente o entidad (en el espiritismo)
  • Eidolon (en el espiritismo)
  • Espiritu
  • Alma en pena (mitología pagana , catolica romana)
  • Espectos
  • Proyecciones astrales
  • Ecos astrales
  • Sombras
  • Ángeles (mitología cristiana)
  • Demonios (mitolgía cristiana)

Clases de fantasmas:

  • Ente: Es un fantasma con la capacidad de hacer sentir que esta en precensia pero no se puede ver, a veces se deja ver, como es debil no lo puede hacer prolongadamente. 
  • Apariciones que frecuentan habitualmente un lugar determinado. Generalmente no suscitan miedo, son inofensivos y a veces llegan a ser tratados como un miembro más de la familia.
  • Ente Superior: Son capaces de mover cosas tambien son llamados poltergeist la mayoria son malignos, pues ocupan su poder para molestar a las personas, se considera Fantasma revoltoso. 
  • Apariciones post-mortem. Suelen tener lugar muy poco tiempo después de la muerte de la persona reaparecida, y no acostumbran a estar relacionadas con un lugar o acontecimiento concreto; parecen ser como despedidas.
  • Ente Maligno: Son poltergeist malignos, ocupan su poder para dañar, introducirse en tu cuerpo e incluso matar (común mente llamados "posesión demoniaca"-. 
  • Apariciones en casos críticos: el aparecido es alguien que está viviendo una experiencia importante (a menudo desconocida por el testigo de la aparición), como un accidente, una enfermedad o, por supuesto, la muerte, y se muestra ante una persona o personas simultáneamente a esa experiencia, no después de la misma.
  • Parasito: Es un fantasma muy peculiar, parecido al poltergeist, solo que lo unico que tienen en su lista de objetivos es introducirse en tu cuerpo, expulsar tu alma de tu cuerpo y adueñarse de tu cuerpo. 
  • Aparición inducida. En estos casos, el fantasma no es el de una persona muerta o moribunda, sino el de alguien vivo, que intenta con deliberación hacer que su imagen se haga visible a otra persona; se habla entonces de bilocación, si se trata de santos, o en el folclor alemán de doppelganger (en el irlandés, fetch).
  • Sombra: Cada uno tiene un fantasma en su interior (su alma) y se refleja en la sombra, no son capaces de mover ni tocar algo o alguien, son inofensivos. 
  • Fantasmas residuales: son visiones que realizan actos repetitivos y carecen de actitud comunicativa o interacción con los observadores.
  • Fantasmas conscientes: son aquellos que pueden comunicarse e interactuar con los observadores.
  • Encantamientos: duraderos principalmente en lugares concretos donde se manifiesta uno o más fantasmas desde hace mucho tiempo.
  • Translúcidos: Son los fantasmas que únicamente vienen a comunicarnos algo, no hay que temerles. 
  • Apariencia humana: Solo los diferenciamos de un humano porque en vez de caminar, rapta, y atraviesa objetos allí por donde pasa. Aparecen en Iglesias, monasterios, lugares bucólicos y de suma importancia para los humanos. Son serios y contundentes a la hora de aparecerse a las personas. 
  • Invisibles: Vienen a ayudar espontáneamente a los humanos. Se comunican con nosotros a través de la voz, el tacto y algunos aparatos de radio, teléfonos y televisión...  
  • Apariencia de animal: Son espíritus burlones y taviesos, se manfiestan bondadosa o malignamente, según la forma que tomen. Son prácticamente físicos y les daña la luz.  
  • Sombras: Son los fantasmas que tienen la peculiaridad de cambiar la temperatura ambiente allí por donde pasa. Siempre van en grupos, y son los más temidos en los seres humanos.
 Nota: Para el cristianismo protestante los fantasmas no existen, ya que no creen en la existencia del "purgatorio" y debido a ello solo existen "ángeles y demonios".

Según el Espiritismo o "doctrina espírita", como se decía en el siglo XIX desde que este movimiento fue configurado por Allan Kardec y la teósofa Helena Petrovna Blavatsky, el alma sobrevive a la muerte del cuerpo material y asciende a un nivel superior de existencia. Sin embargo algunas almas se desvían de ese camino; no parecen tener una autoconsciencia completa de su ser; la tienen, pero sólo hasta cierto punto, porque no han logrado todavía resolver sus dudas existenciales. Se trata de fantasmas: entidades desencarnadas que se torturan y fustigan cruelmente con asuntos no resueltos en su vida anterior. Puede, por ejemplo,
  • Que no acepten su propia muerte, que no quieran reconocer que han desencarnado.
  • Que se sientan culpables por no haber concluido correctamente algún asunto durante su vida humana.
  • Que se sientan atados o ligados afectivamente a alguna persona o lugar cuando estaban con vida.
  • Que sientan odio o rencor consigo mismos o con alguien de su entorno como humanos.
  • Que sientan que no merecen estar en ninguna parte y que ya no les queda esperanza.
Un fantasma se construye con algunas de las actitudes no resueltas de un humano mientras vivía encarnado en su cuerpo físico: padece carencias, obsesiones, sentimientos de culpabilidad, apegos, miedos o desesperanzas irresistibles. Por no cuidar esas actitudes, según el Espìritismo, uno se puede transformar en un posible candidato a fantasma el día de mañana. La labor del médium ha de consistir en orientar y aconsejar para poder cambiar esas actitudes. Debe ser capaz de sentir que está a tiempo de rectificar o de perdonar o ser perdonado, ser capaz de sentir que tiene una segunda oportunidad en la que podrá aprender de sus errores del pasado y convertirlos en un valioso conocimiento para el futuro. Este cambio de actitud para el fantasma, que no sería sino una entidad mendiga que pide afecto, comprensión, y oportunidad para un cambio, debe proporcionárselo el médium. Una vez el fantasma ha comprendido, espontáneamente sucede aquello largamente ignorado o no esperado por él, sabe que puede sentirse libre y continuar su camino de evolución en niveles superiores de conciencia y puede seguir su camino en paz creciendo existencialmente hacia otros planos, bien en una forma encarnada o bien en una forma espiritual. Ha comprendido que la capacidad de ordenar sus experiencias le permiten ser su mejor maestro y enseñar a otras entidades a no repetir su mismo error.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada