Atum: Mitología egipcia

Atum, dios creador "El que existe por sí mismo", era un dios solar en la mitología egipcia 

Fue representado como hombre, portando la corona Doble, o como hombre viejo barbado. Como dios solar, con cabeza de carnero, con cabeza de langosta, o como ave Fénix. Es el primer dios representado con cuerpo humano, pues antes todas las deidades de los antiguos egipcios tenían forma de animales. 

Atum es el dios que según la cosmogonía heliopolitana surgió del "océano primigenio", Nun, creándose a sí mismo (mediante masturbación, saliva, lágrimas, sudoración u otros métodos). Mediante su conciencia, Ra, crea a los demás dioses: Shu y Tefnut (aire y humedad), quienes a su vez son padres de Geb y Nut (la tierra y el cielo), padres de los dioses: Osiris, Isis, Neftis, Seth y Heru-uer. Atum, según la teología Menfita, fue concebido del corazón de Ptah

Sus primeros descendientes configuran la enéada heliopolitana. Creó a sus hijos, los dioses Shu y Tefnut, de su saliva o mediante masturbación. En Heracleópolis su mano era el principio femenino, personificando en Nebethetepet, la "Señora de la satisfacción". Según otros mitos más tardíos tuvo relaciones con su sombra, o con la diosa Iusaas

Se le asoció con Ra, como Atum-Ra, con Ptah y, a veces, con Osiris. Fue identificado con Amón, como Amón-Ra, en el Imperio Nuevo. Su principal lugar de culto fue Heliópolis, también fue venerado en Pithom, Meidum, Letópolis, Edfu, Heracleópolis, y en el oasis de Jarga durante el periodo tardío de Egipto.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada