Vampiros psíquicos | Vampiros energéticos

¿Qué es un vampiro psíquico? Puede ser cualquier persona. Se comportan como los demás, se hacen tus amigos. La mayoría de las veces intentan volverse buenos amigos tuyos. Comienzan como buenos amigos, y se van acercando cada vez más. Una vez que se han acercado lo suficiente, comienzan a maniobrar buscando que los ayudes con lo que necesitan. El vampiro psíquico esperará que lo ayudes siempre que te pida que lo hagas.


Los vampiros psíquicos presentan una gran variedad de rasgos personales y de patrones de comportamiento. Muchos de ellos adoptan el estereotipo bien conocido de “mosquita muerta” o comportarse de manera halagüeña. A menudo no tienen ningún escrúpulo y se valen de cualquier medio para lograr sus fines. Pueden parecer pasivos y reservados, ocultando cualquier inclinación al vampirismo, pero cuando la ocasión lo requiere pueden ser muy agresivos e incluso intimidatorios; pueden valerse de la vulnerabilidad de la otra persona, esperando el momento oportuno para golpear, o bien pueden manipular a la víctima elegida por medio de regalos o halagos.

En ámbitos laborales suelen ser personas con las que es muy difícil trabajar y cuyo rendimiento es muy dispar; a veces son altamente eficaces y otras totalmente inoperantes. A pesar de los disfraces tras los que se ocultan, los vampiros psíquicos son típicamente inseguros y vulnerables; si bien pueden adoptar un estilo autosuficiente, operan desde una posición de debilidad y no de poder.

El vampiro psíquico es como un parásito, se pega a ti y se alimenta de ti. En lugar de alimentarse de tu sangre, el vampiro se alimenta de tus emociones, para que lo ayudes. Jugando con tus emociones, el vampiro espera mejorar su propia situación.

¿Qué consecuencias puede acarrear el negarse a ayudar a un vampiro psíquico?
Cuando LaVey escribió sobre el tema, advertía sobre los peligros de negársele a un vampiro psíquico como si se corriese un gran riesgo. Sin embargo, la mayoría de las veces, el daño no será físico.

El vampiro psíquico buscará hacerte daño. La técnica más común para herirte será jugar con tus emociones o con la lealtad a tus amigos. Casi siempre, será de naturaleza 'culpabilizante', es decir, haciendo que te sientas culpable, con tal de hacerte cambiar de idea.

Si esto no da resultado, tomará medidas más drásticas. Puede recurrir a las 'amenazas', como acabar con la 'amistad', amenazarte con daño físico, o esparciendo rumores sobre tu persona. Entonces sabrás que no era una amistad verdadera. La primera reacción, obviamente, será evadir al vampiro psíquico. Normalmente, el vampiro nunca tiene las agallas de llevar sus amenazas a la práctica, y se limitará a buscar una nueva víctima.

¿Cómo saber si alguien es un vampiro psíquico?
En nuestros días resulta algo difícil decidir si alguien es o no es un vampiro psíquico. La manera más fácil de averiguarlo es examinar tu relación con la persona. ¿Siempre anda en pos de que le hagas favores? Si ésta persona hace algo por ti, ¿te hace sentir como si tuvieses que darle algo a cambio?.


A pesar de que una interacción “vampírica” dura sólo algunos minutos, los efectos residuales sobre la víctima pueden notarse durante varios días. La falta de energía, los mareos, la tensión muscular, la dificultad de concentración, los dolores de cabeza y las náuseas son algunos de los efectos más comunes sentidos por las víctimas; sin embargo, sucesivos ataques de este tipo pueden producir fatiga crónica, desarreglos del sueño, irritabilidad, depresión e incluso enfermedad física.

Si crees estar siendo "chupado" por un vampiro psíquico, hay varias cosas que puedes hacer. Puedes desconectarte lentamente de ésta persona. Al desligarte lentamente de ella, no la pones sobre aviso, y así puedes salir de dicha relación de una forma relativamente segura. Otra opción es hacerle al vampiro psíquico lo que éste intenta hacerte. Una buena manera de hacerlo es tomar lo que el vampiro te da, sin tener por qué sentir la necesidad de hacer algo a cambio. Al aprovecharte del vampiro psíquico, lo enfurecerás hasta el punto de hacer que sea él quien te deje. Tu otra opción es confrontarlo. Házle saber que no caerás en ninguno de sus trucos. Éste método lo encolerizará, y cuando se de cuenta que ya no tiene control sobre ti, probablemente buscará vengarse.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada