El árbol de sangre de dragón: Dracaena Draco

Dracaena cinnabari
Dracaena Draco es un árbol mitológico, se dice que de el emana la sangre de dragón –según historias medievales-. Se decía que los árboles, que originalmente crecieron de real sangre derramada, produjeron una savia de color marrón rojizo de gran valor.

Nombras dados a este árbol:

  • Dragón 
  • Drago
  • Drago canario
  • Drago de Canarias 
  • Drago de África 
  • Dragonal 
  • Dragonero 
  • Árbol de la sangre de drago
  • Árbol del drago
  • Árbol Gerión.

El árbol de Dracaena Draco en su mayoría se encuentra en las Indias Orientales, sur Arabia y las Islas Canarias. Hoy la resina es todavía conocida como sangre de dragón y es utilizada en rituales mágicos.
Esta planta de lento crecimiento (puede tardar una década en crecer 1 m) se caracteriza por su tallo único, liso en la juventud y que se torna rugoso con la edad. 

Es el único árbol del mundo cuya savia es de color rojo y no blanco. El tallo no presenta anillos de crecimiento, por lo que su edad solamente se puede estimar por el número de hileras de ramas, ya que se va ramificando después de la primera floración, aproximadamente cada 15 años. 

La planta de apariencia arbórea, está coronada por una densa copa en forma de paraguas con gruesas hojas coriáceas de color entre verde grisáceo y glauco, de 50 a 60 cm de longitud y unos 3 ó 4 de anchura. Puede alcanzar más de 12 m de altura.

Para los antiguos aborígenes, este árbol tenía propiedades mágicas. En la Antigua Roma y en la Edad Media también era considerado un árbol mágico. Su savia, que se transforma en roja en contacto con el aire "sangre de drago", se comercializaba debido a sus propiedades medicinales y a su uso en tintes y barnices. 

De su madera se hacían rodelas.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada