Fantasias Ardientes de Lapthorne Elizabeth.


Clare Rooney trabajaba en la biblioteca de la universidad, y aunque su vida no era exactamente lo que había esperado tampoco se podía quejar. Estaba rodeada de libros to-dos los días y tenía sus fantasías eróticas para mantenerla caliente por la noche. Entonces Clare encontró un tomo en la biblioteca de la Antigua Civilización de los Primeros Vampi-ros y comenzó a entender que el mundo era un poco mayor de lo que creía. No solo eso sino que iba a aparecer algo —o alguien— mucho mejor que sus fantasías.Simeon Montague se sentía incómodo, y era una pena que la mujer de sus fantasías eróticas fuera más apetecible que cualquiera de las señoritas del pub. Cuando Gavreel, su padre, no contactó con Simeon o cualquiera de sus hermanos en dos meses, decidió poner-se en contacto con él y asegurarse de que el anciano no se había metido en ningún proble-ma. Pero cuando Simeon encontró a Clare en la tienda de Gavreel se apareció el extraño potencial de convertir sus fantasías en realidad, y Simeon supo que ambos iban a empezar la cabalgada de su vida.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada