Los Dioses Exteriores en los Mitos de Cthulhu



H.P. Lovecraft nos dejó un legado de seres y criaturas más allá de la razón humana. Y además, él es sólo el máximo exponente de los muchos autores que escribieron relatos dentro de los denominados Mitos de Cthulhu: Ambrose Bierce, Robert Bloch, Rampsey Campbell, Lin Carter, August Derleth, Robert E. Howard, Henry Kuttner, Brian Lumley, Clark Ashton Smith Muchos han aportado su estampa al conjunto. Incluso autores más recientes, como Philip José Farmer o Robert M. Price, han ampliado los relatos que se engloban dentro de los Mitos.
Hoy echamos un vistazo a los auténticos protagonistas de las historias, las deidades cósmicas que mueven el tejido de la realidad, los sueños, la locura y el universo: los Dioses Exteriores, los horrores supremos que rigen el entramado de la realidad. Eso sí, sólo recogemos las que aparecen en obras de Lovecraft.

Dioses Exteriores


Azathoth: Apodado con cariño El Dios Estúpido y Ciego, Aquel En El Abismo, El Furioso Caos Nuclear, y El Sultán Demoníaco, Azatoth es el dios supremo de la cosmología de Lovecraft. Está en el centro del universo, una inmensa masa sin forma, que gira y se retuerce sobre sí mismo. Carente de inteligencia alguna, formó parte del origen del universo, y lo formará de su destrucción, pues es la fuerza entrópica suprema. Cthulhu es su supremo sacerdote y Nyarlathotep su mensajero, aunque se piensa que ambos simplemente se aprovechan de su poder para alcanzar sus propios fines y posicionarse ante otros dioses. Podéis leer más acerca de esta masa sin cerebro en el relato ‘Azatoth’.




Dioses exteriores menores: Conocidos también como Los Guardianes de los Infiernos Exteriores, y Los Otros Dioses. Son misteriosos protectores de los dioses oníricos, los más débiles Dioses Primigenios. Molestarles a ellos o a los Primigenios es tan estúpido como dispararte en un pié, y suele tener consecuencias coloridas y dolorosas en formas raramente vistas. Están bajo la influencia de Azathoth en su corte hiperdimensional, de la que rara vez se apartan, por siempre interpretando y danzando incomprensibles melodías. Lovecraft habla de ellos en ‘Los Otros Dioses’.


Nyog’ Sothep: La Niebla Sin Nombre, es una entidad nebulosa, sin forma, de la que poco se sabe. Se menciona en ‘Cartas Seleccionadas II’ y en ‘El Susurrador en la Oscuridad’.


Nyarlathotep: Tras cientos de hermosos apelativos como El Caos Reptante, El Mensajero de Azathoth, El Ardiente Ojo Trilobular, El Morador en la Oscuridad, y el Horror Flotante, Nyarlathotep es una de las deidades más activas y con ganas de juerga de Los Mitos. Se habla de él que puede adoptar mil formas, y si no son mil, al menos son bastantes. Posee una vasta inteligencia, que utiliza para hobbies como causar locura y sufrimiento, a menudo manipulando a humanos copiando su forma. Hace de las suyas en ‘La Búsqueda de la desconocida Kadath’, ‘Los Sueños en la Casa de la Bruja’, ‘El Morador de las Tinieblas’ y en ‘Nyarlathotep’. 



Shub-Niggurath: Bajo diminutivos como La Cabra Negra de los Bosques con un Millar de Retoños, y La Esposa del que No Debe Ser Nombrado, se oculta una masa oscura, horripilante y nebulosa, el perverso impulso de la vida y la fertilidad. Es la que crea, para que Azatoth destruya, y mantiene una gran fuerza de adoradores, como los druidas. Forma parte de las tramas de ‘La Última Prueba’ y ‘Más Allá de los Eones’. Una de sus estampas decora la foto del artículo.












Yog-Sothoth: También conocido como El Todo En Uno, Aquel del Más Allá, El Que Acecha en El Umbral y La Llave al Otro Lado. Yog Sothoth es el Señor del Tiempo, posee una monstruosa inteligencia. Es adorado por humanos y razas alienígenas, por permitir el transito entre dimensiones. Se involucra habitualmente en sus propios ritos, porque es conocedor del importante papel que La Tierra desempeña en el caos cósmico. Se cuenta a cerca de él en ‘A Través de las Puertas de la Llave Plateada’.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada